¿Quieres invertir? Selecciona la región en la que vives

Close window
Sevilla Catalunya Euskadi

¿Qué son las Asociaciones de Apoyo?

Las Asociaciones de Apoyo a Oikocredit son colectivos de personas voluntarias constituidas legalmente en forma de asociaciones sin ánimo de lucro. Los socios y socias de estas asociaciones llevan a cabo tareas de sensibilización y difusión de la misión de Oikocredit y son una parte muy importante de la organización. Las Asociaciones de Apoyo son socias directas de la cooperativa Oikocredit Internacional, y como tales, representan en ella a todos sus socios y socias de España. Actualmente existen 3 Asociaciones de Apoyo: País Vasco, Catalunya y Sevilla.

También existe un grupo de voluntariado activo en Madrid (puedes encontrar más información sobre este grupo y sus actividades en: www.madrid.oikocredit.es).

Buscar

Testimonios

Txema

Martina Schaub, Instituto Sudwind

Txema Cifuentes es portugalujo y socio de Oikocredit desde finales de 2014

“Conocí a Oikocredit a través de un familiar cercano, que colabora con Oikocredit Euskadi. También acudí a charlas informativas y mantuve comunicación personal, así como obtuve información por medio de la página web.

Al ver las organizaciones que apoya Oikocredit gracias a mi inversión me siento muy satisfecho, pues entiendo que nuestro dinero está siendo invertido con el objetivo de lograr una mejora de las vidas de otras personas en diferentes partes del mundo.

Creo que las personas que reciben el dinero prestado (y no donado) asumen una responsabilidad importante, y al mismo tiempo, a mí no me hace sentir que estoy dando una limosna, sino que estoy ayudando a crear un futuro mejor.

Mi relación con Oikocredit es muy fácil y cercana. En cualquier momento se puede establecer contacto con los responsables, ya sea en persona,  a través de la página web, o también por correo electrónico…”

 

María Jesús

Martina Schaub, Instituto Sudwind

Mª Jesús es donostiarra y socia de Oikocredit Euskadi

“Hace unos años me llamaron de mi entidad bancaria ofreciéndome participar en unas reuniones que organizaban para conocer las inquietudes de sus clientes. Constaté que los intereses que ofrecían por el capital eran más altos para aquellos que más dinero tenían.

Comentando el tema con una colaboradora de Manos Unidas, ésta me informó de la existencia de Oikocredit. No dudé en elegir Oikocredit cuando supe que su objetivo era conceder microcréditos a personas que en el mercado “normal” no los podrían adquirir.

Sé que lo mío es una aportación mínima e insignificante en el conjunto, pero me satisface saber que con ello estoy contribuyendo humildemente al bienestar de algunas personas y familias, sin explotar ni perjudicar a nadie por conseguir para mí mayores beneficios.

De mi relación con Oikocredit destacaría sobre todo la cercanía, la sinceridad y la transparencia. Su dedicación es toda una lección de humanidad y buen hacer destacando siempre los valores éticos. También la participación de voluntarios en la gestión.”

Sandra

Martina Schaub, Instituto Sudwind

Sandra del Hoyo es de Bilbao y socia de Oikocredit Euskadi

Para Sandra “no es muy común ver la palabra "ética" cuando por delante va la palabra "banca". Me decidí a invertir en Oikocredit porque me parece una de las mejores maneras de tener un dinero que produce riqueza en sitios donde se necesita. Es importante para mi saber que no se está especulando con mi dinero y que, por el contrario, está facilitando que alguien salga adelante de una manera digna. Me siento muy orgullosa de ser parte de estos proyectos.

Destacaría la comunicación que hay con los y las socias sobre los proyectos que se realizan gracias a los microcréditos en diferentes países y la posibilidad de conocer a las personas que trabajan en los diferentes países. 

Para mí es importante saber que gracias a Oikocredit alguien es capaz de montar un pequeño negocio o comercia con lo que trabaja de la tierra o hace alguna actividad que le posibilita ganarse la vida y/o sacar a su familia adelante de manera digna. Una donación tiene un componente de beneficencia y prestar el dinero en condiciones favorables no contiene ese matiz.”

Eduardo

Martina Schaub, Instituto Sudwind

Eduardo Ortega es Técnico de Economía Solidaria de  Cáritas Española

“Conocí Oikocredit en Cáritas donde nos identificaron la magnífica labor que esta organización ecuménica venía desarrollando en diferentes países.

A partir de la profundización de nuestra reflexión en nuestro compromiso con las finanzas éticas, allá en el 2005, Cáritas Española decidió invertir en esta cooperativa de crédito, porque creyó, y lo sigue haciendo, que es una entidad ética y transparente que utiliza el dinero para un fin coherente con la misión de Cáritas. Oikocredit lo hace financiando proyectos transformadores, que la vez reditúan en una inversión que posibilita continuar haciéndolo con nuevos proyectos.

Sentimos que gracias al dinero invertido es posible crear oportunidades para las personas que de otro modo no las tendrían. A veces no somos capaces de darnos cuenta que con una inversión, por más pequeña que sea, podemos hacer grandes transformaciones.

En los más de diez años que nos une esta relación hemos tenido siempre una relación muy satisfactoria, contando siempre con toda la información necesaria, teniendo los canales adecuados para participar.

Donar dinero en ocasiones es importante y ayuda. Pero prestarlo, ayuda mucho más, porque multiplica esa ayuda. Transforma, promociona. Cáritas siente que puede participar de una obra de transformación social, porque gracias a los créditos otorgados, miles de personas en muchos países han conseguido mejorar su calidad de vida, y gracias a que ellas han devuelto sus créditos, muchas otras podrán acceder a nuevos créditos y continuar accediendo a nuevos beneficios.”