¿Quieres invertir? Selecciona la región en la que vives

Close window
Sevilla Catalunya Euskadi

¿Qué son las Asociaciones de Apoyo?

Las Asociaciones de Apoyo a Oikocredit son colectivos de personas voluntarias constituidas legalmente en forma de asociaciones sin ánimo de lucro. Los socios y socias de estas asociaciones llevan a cabo tareas de sensibilización y difusión de la misión de Oikocredit y son una parte muy importante de la organización. Las Asociaciones de Apoyo son socias directas de la cooperativa Oikocredit Internacional, y como tales, representan en ella a todos sus socios y socias de España. Actualmente existen 3 Asociaciones de Apoyo: País Vasco, Catalunya y Sevilla.

También existe un grupo de voluntariado activo en Madrid (puedes encontrar más información sobre este grupo y sus actividades en: www.madrid.oikocredit.es).

Buscar

Study Tour Oikocredit a Ecuador 2016

Oikocredit Study tour 2016

Retomamos este relato de la experiencia que vivió Aitziber Mugarra, voluntaria de Oikocredit Euskadi, en su participación en el Study Tour 2016, que tuvo como país anfitrión a Ecuador en 2016 y compartió con nosotras su experiencia.

¿Qué es un Study Tour?

En Oikocredit, ofrecemos a personas inversoras, trabajadoras y voluntarias la oportunidad de participar en un viaje de aprendizaje o Study Tour.

Es una gran oportunidad para conocer en el terreno los proyectos que apoyamos, a través de nuestra cooperativa internacional, viendo de cerca a las instituciones microfinancieras y a las empresas sociales beneficiarias de los créditos que brindamos desde Oikocredit. En estos viajes, se puede percibir en primera persona la importancia de entidades como la nuestra, que contribuyen a la inclusión financiera y al empoderamiento económico femenino en Ecuador.

Contamos con un video de la experiencia que realizó Oikocredit

Pero aunque Aitziber sale en el video, es mejor leer y conocer en primera persona su experiencia en Ecuador.

Mi experiencia con Oikocredit en Ecuador. Cooperativa de Ahorro y Crédito Mujeres Unidas.(CACMU)

Janett Palacios, presidenta de la Cooperativa de Ahorro y Crédito Mujeres Unidas

Durante mi viaje de aprendizaje a Ecuador, visitamos varias entidades apoyadas por oikocredit y pude conocer a numerosas personas que se benefician en multiples aspectos del trabajo de estas entidades.

Una de estas entidades fue Cooperativa de Ahorro y Crédito Mujeres Unidas.(CACMU), entidad socia de Oikocredit desde el año 2008. CACMU es una cooperativa de ahorro y crédito regulada, fundada en Ibarra en 2001. Las actividades de CACMU tienen como objetivo satisfacer la demanda de crédito entre los micro y pequeños empresarios del altiplano septentrional de Ecuador.

Uno de los aspectos que caracterizan a esta entidad es su busqueda por generar desarrollo, por eso, en 2015 y con la ayuda de Oikocredit, CACMU puso en marcha su balance social (es una de la pocas cooperativas en Ecuador que lo ha implementado, aunque teóricamente es obligatorio por ley desde 2013). Una vez aplicados los indicadores de implementación social, la Red Financiera Rural (Entidad que regula estos balances) les concedió una valoración de… 98 sobre 100!!

La cooperativa se ha convertido en un ejemplo de prácticas innovadoras para responder a emergencias producidas por desastres naturales, como el terremoto que se produjo en abril de 2016. CACMU, desarrolló para apoyar a las 15 familias socias afectadas por este terremoto en la comunidad de Limones (una isla frente a la costa de Esmeraldas) un producto nuevo que les permitiese recomponerse y salvar la situación de una manera digna, de tal manera que nos le condujera a un endeudamiento crítico. De esta manera, el propio gobierno les solicito (autorización y consentimiento) para extender este producto a otras familias afectadas en diversas regiones

Además, tienen un programa de Autosuficiencia Económica, dirigido a colectivos vulnerables: refugiados (el norte de Ecuador recibe refugiados colombianos), afectadas por violencia de género, discapacitados, nuevos emprendimientos y también un apartado tecnológico, para apoyar la adquisición de ordenadores para los estudiantes.

En este programa, trabajan codo con codo con otras organizaciones complementándose en las tareas. Así, en el caso de mujeres potenciales candidatas a un préstamo de la cooperativa, aplican varias escalas de medición  para el diagnóstico inicial en este programa: además del PPI, estándar para medir la pobreza, y otro para la capacidad emprendedora, aplican un diagnóstico de riesgo de violencia grave:

En la imagen Juan Arias, asesor de crédito de este programa

Saben que si existe un riesgo alto, conceder un préstamo a esa mujer será contraproducente, por lo que trabajan con otras organizaciones que acompañan a mujeres en el camino de su empoderamiento antes de que esté preparada para gestionar un préstamo. El trabajo en redes es intenso y la perspectiva de género de la cooperativa en su actuar diario es consistente con su misión y también con la filosofía de Oikocredit, lo que da sentido a la participación actual y futura de Oikocredit con CACMU.

Merece una consideración destacada la cuarta escala de medida que aplican para evaluar la satisfacción con la vida a través de 5 preguntas.

He aquí un índice de felicidad aplicado.

A partir de ello presentan una interesante reflexión: efectivamente convertirse en microempresarias empodera a las mujeres y es positivo, pero al mismo tiempo «ser microempresarias ha aumentado la carga de trabajo para las mujeres»,lo que incrementa su carga de estrés. El paso siguiente es plantear la conciliación y el reparto de tareas ya que no existen superwomans sostenibles. ¿Os suena, compañeras y compañeros? Problemas universales!

Según Janett Palacio: «Las microfinanzas son una herramienta no más, pero apalancada con otras herramientas, pueden ser una buena solución para la pobreza

Dioselino Cantincuz

Es el lider de la comunidad indígena Awua situada en San Francisco, que integra a 20 familias. Casado y con 8 hijos, se encuentra al frente de su comunidad desde hace más de 20 años (actualmente tiene 53 años). Ha tomado parte activa en el proceso para que CACMU instale una oficina en Lita, que es el único punto de servicios financieros a 100kms a la redonda. Antes, cuando conseguían un préstamo tenían que viajar mensualmente a Ibarra, la capital de la provincia a pagar el nominal y los intereses. Recolectaban todos los intereses de todos los préstamos concedidos en la comunidad y Dioselino viajaba a la oficina de Ibarra a entregarlos de forma conjunta. Desplazarse de la comunidad de San Francisco a Lita supone una hora en coche y de Lita a Ibarra otras tres horas más, con el riesgo añadido de sufrir robos al llevar tanto efectivo encima.

Podéis entender cuán importante ha sido para esta comunidad disponer desde 2004 de esa oficina permanente de la cooperativa de ahorro y crédito Mujeres Unidas (CACMU) en Lita. A ello ha contribuido Oikocredit al apoyar a CACMU con préstamos que la cooperativa convierte en microcréditos para comunidades como la de San Francisco.

Desde hace 10 años, con la llegada de la oficina móvil de CACMU, Dioselino es socio de la cooperativa, y crédito a crédito ha conseguido alquilar una tienda donde vende sus helados y un puesto de comida en el mercado semanal de La Carolina, un pequeño pueblo en el extremo norte de la provincia de Imbabura. Si bien ha nacido en La Carolina, tuvo que emigran a la Amazonia a trabajar de guía sin formación previa. Él señala que «antes no había posibilidad de créditos para gente pobre hasta que llegó CACMU» con su oficina móvil semanal. Un ejemplo más de lo importante que es el microcrédito para ofrecer una oportunidad a los jóvenes en las áreas rurales en este caso y cómo en el norte de Ecuador.

Otro cliente de CACMU es Germán Barrigas. Tiene 41 años y fabrica helado de coco, que vende a 50 centavos de dolar. Tiene una receta imbatible que guarda como un secreto ante el interés de varios empresarios en conocerla. Sueña con poder crear su propia fábrica, pero para ello necesita unos $15.000 para maquinaria, materia prima para fabricar a gran escala y un automóvil para distribuirlo.

Germán desde hace 10 años es socio de la cooperativa, coincidiendo con la llegada de la oficina móvil de CACMU  y poco a poco, crédito a crédito ha conseguido alquilar una tienda donde vende sus helados y un puesto de comida en el mercado semanal de La Carolina, un pequeño pueblo en el extremo norte de la provincia de Imbabura. Si bien ha nacido en La Carolina, tuvo que emigran a la Amazonia a trabajar de guía sin formación previa. El señala que 'antes no había posibilidad de créditos para gente pobre hasta que llegó CACMU' con su oficina móvil semanal. Un ejemplo más de lo importante que es el microcrédito para ofrecer una oportunidad a los jóvenes en las áreas rurales en este caso y cómo Oikocredit contribuye a ello aliándose con CACMU en el norte de Ecuador.

María Rosa o como una institución financiera puede ayudarla en su vejez.

 

En pleno territorio quechua conocí a María Rosa. Ella solo puede expresarse en la lengua originaria de su comunidad, por ello Luis, un oficial de crédito de la Cooperativa, nos tradujo su historia.

María Rosa solo tuvo un hijo que hace más de 10 años emigró a España. Ella hace lo que puede para averiguar su situación, pero no tiene noticias.

A sus 85 años, recibe una ayuda gubernamental mensual vehiculizada a través de la cooperativa. Todos los meses guarda una pequeña parte en su cuenta en la cooperativa, que le permite poder pagar ayuda cuando cae enferma, y de este modo defenderse de la soledad.

Aunque no recibe microcréditos, se ve indirectamente beneficiada por Oikocredit, que colabora con su cooperativa y contribuye a su funcionamiento y viabilidad.Gracias a ello, María Rosa tiene acceso a servicios bancarios, que de otra manera no estarían accesibles en esta zona de los Andes ecuatorianos.